lunes, 9 de abril de 2007

Despuntando vicios porteños

Luego de leer a Córdoba, sentí el frío acero de un revólver en la nuca.
Comprendí todo, no soy cobarde, funciono más bajo presión.
Así viven todos los porteños, con sus vicios. A saber:

- Anteponer, y superponer también, a cada frase la palabra Stress

- Odiar los ritmos de los provincianos, pero gordi: “baja un cambio y pegate una escapada a las sierras es re top”

- Introducir en una charla, como tema central, el problema del dinero.

- Estar al grito de la moda.

- Llamar “pueblerinos” a todos aquellos que traspasen los límites de la gran ciudad.

- Estar orgullosos del obelisco, que no sólo no es el único en el mundo, sino uno de los más chicos de su especie.

- Creerse cancheros, piolas y rápidos.

Nota para los lectores:

A ver porteños, defiéndanse o hagan silencio.

Escrito por Buenos Aires (Mundoespina).

2 comentarios:

Córdoba dijo...

Cuando le encuentren utilidad al obelisco les cuento la que tiene el Arco de Córdoba ;)

Cristian dijo...

Cordoba: Me parece que los monumentos no tienen que tener “utilidad”.



El obelisco ya es un icono de la ciudad, y no se si hay que estar orgullosos o no; pero nos identifica. El tamano se debe a que era la altura maxima permitidad en la epoca “de acuerdo a la línea de edificación de la avenida Roque Sáenz Peña (Diagonal Norte)”.

Y la lo dijo su arquitector creador, Don Alberto Prebisch:

“Se adoptó esta simple y honesta forma geométrica porque es la forma de los obeliscos tradicionales…Se le llamó «Obelisco» porque había que llamarlo de alguna manera. Yo reivindico para mí el derecho de llamarle de un modo más general y genérico «Monumento».”

Salute!

Fuente, mas info y fotos: http://es.wikipedia.org/wiki/Obelisco_de_Buenos_Aires