lunes, 9 de abril de 2007

Rally bonaerense

Yendo de la cama a la oficina en un minuto




Despertarse con una alarma es la parte más dura del día. Es sólo el comienzo de un ritual: lavarse los dientes, bañarse, mirar un poco de tele, desayunar, vestirse, salir a la calle, comprar cigarrillos, manejar hasta la oficina, abrir y cerrar infinitas puertas, prender la compu, empezar a trabajar. Hay quienes disfrutan de esta ceremonia como de algo sagrado, y necesitan hacerlo lento, despacio, incorporar cada minuto del amanecer, ir despertando cosas dormidas. Yo preferiría hacerlo todo en un minuto, y tener más tiempo para mis sueños…

Nota para los lectores:
El video fue realizado hace un tiempo para Crónicas Móviles, un portal de Periodismo Ciudadano. Ahora se puede ver en YouTube.
Escrito por Buenos Aires.

3 comentarios:

Lau dijo...

Podés hacer todo lento, tener tu ritual, disfrutar de cada momento, el café, la ducha, una caminata… y todo eso intercalarlo con tus sueños…que se van mezclando con el sol o la lluvia que te pega en la cara, el vientito mañanero y el olor a factura que sale de las panaderías.

niñoespina dijo...

Me suena conocido este video.
No, quizás me confundo.
En tal caso. ¿Los días son muy distintos?
A mí me resultan idénticamente pegajosos.
¿Y que se puede hacer?
He llegado hasta este RallyFederal en busca de respuestas.
Espero me las den. Soy un porteño asqueroso.

Abrazo Rockero

Nan dijo...

en mi comentario sobre este tema no puedo ser objetiva…la rutina me mata, los esquemas diarios me agobian, la oficina me da claustrofobia, la compu es mi compañia 18 hs al dia, indispensable xa mi trabajo pero la odio cada 2 minutos a veces menos de 2…lo peor es el despertador q x mas mp3 q cambies xa q suenen al despertar con tu cancion amada la terminas odiando…pero como es inevitable en este mundo salir de ese “esquema” yo decidi “soñar con los ojos abiertos” de día y sigo soñando a la noche cuando los cierro…”creo en los sueños infinitos”